Cerámicas de Italia

En este apartado Artes de España les tendrá informados de todo lo referente a la cerámica de España ,desde sus inicios hasta hoy en día. Podréis también comprar obras de arte en cerámica de España de artistas contemporáneos que ofrecen sus obras a la venta de forma directa a través del portal de Bellas Artes. Informacion

Tema de la cerámica de Italia en fase de acabado vean también :Historia del Arte  Historia de la porcelana Historia del óleo  Historia de la acuarela Historia de la pintura  Historia del grabado Historia de la cerámica


Tema de la cerámica Manises la ciudad de la cerámica

Manises es un municipio de la Comunidad Valenciana (España) situado en la provincia de Valencia, en la comarca de la Huerta Oeste. Cuenta con 28.866 habitantes (INE 2005) y es famoso por su cerámica y por albergar en su término municipal al aeropuerto de Valencia, del que tomó nombre el caso Manises.


La cerámica de Manises

Hay que dedicar un especial capítulo a la cerámica manisera. A comienzos del siglo XIV, reinando Jaime el Justo, el señorío de Manises fue adquirido por la familia Boil, que introdujo en su nueva posesión la cerámica de reflejos importada de los musulmanes andaluces, en especial de Málaga.

La cerámica manisera de reflejos dorados y azules se impuso en toda Europa hasta fines del siglo XVI, siendo conocida en muchas partes con los nombres de "obra de Valencia" o "de Mallorca", por el origen de los navegantes que comerciaban con ella.

Tras cubrir las necesidades de la corona aragonesa, la cerámica se exportaba a Francia, Italia, y sobre todo, a Nápoles, en donde Alfonso el Magnánimo quiso crear una corte brillante y lujosa. Al ser un gran consumidor de cerámica de Paterna y Manises, hará de Nápoles un acusado centro de influencia para el resto de cortes italianas. Calixto III y Alejandro VI pidieron continuamente a Valencia piezas y azulejos para las salas del Vaticano. La exportación se extendió también a Sicilia, Venecia, Turquía y Chipre, e incluso a Flandes y los países del Báltico. Los palacios de todas las cortes de Europa se enriquecieron con la cerámica manisera. Muchos pintores la reprodujeron en sus cuadros: así puede verse en la obra de Humberto y Juan Van Eyck y en la tabla central del tríptico de Hugo Van der Goes que se conserva en el Museo de los Oficios de Florencia. En esta misma ciudad existen unos frescos de Chirlandajo en que aparece la loza morisco-valenciana.

El comercio de la cerámica dio lugar a compañías de exportadores, primero italianos, chipriotas y turcos; luego catalanes y mallorquines, que transportaban los azulejos y diversas piezas con todo cuidado, embaladas en grandes tinajas o cossis revestidos de cuerda y paja. Del Grao de Valencia salían continuamente naves con esta carga y se pagaba un impuesto por la salida de estos productos.



Exponer Ceramicas / Artes de España