la Taracea


Taracea

Taracea es una técnica artesanal aplicada al revestimiento de pavimentos, paredes, muebles, esculturas y objetos artísticos. En la labor se utilizan piezas cortadas de distintos materiales (piedras, mármol, madera, metales…), que se van encajando en un soporte hasta realizar el diseño decorativo. Es un trabajo de incrustación. Entre unas piezas y otras hay un efecto de contraste que depende del color y la característica del material empleado. Se puede hacer combinaciones de piedras de distintas clases y colores, de mármoles con piedras, de maderas diferentes, de marfil con madera o incluso distintos metales.


Técnica

En la taracea no se ve el lecho de base entre una pieza y otra incrustada, como ocurre con el mosaico. Se corta el material que va a ir incrustado con la forma del diseño, se coloca sobre la superficie o soporte y se dibuja el contorno. Una vez plasmado el dibujo en el soporte, se vacía ligeramente, dejando un hueco donde se incrustará la taracea; después se alisa y se allana el conjunto para que la superficie quede rasa.


Historia

Se tiene noticia de trabajo de taracea de la época sumeria en Mesopotamia (3000 años adC) y de la dinastía Ming (1368-1644) en China. Se difundió por Asia Menor (actual Turquía) y más tarde los romanos la adoptaron cuando entraron en contacto con el mundo helenístico. Llamaron a este arte incrustatio o loricatito. Plinio el Viejo (escritor romano del siglo I) hace una extensa descripción de esta técnica en su obra Naturalis historia. Las piezas con que se hacían las incrustaciones, las llama crustae.


Algunas taraceas

  • Taracea en piedra dura

  • Taracea en madera

  • Taracea en escayola


Cerrar ventana

Arcilla / Artes de España